• Concepcionistas OIC

El día de la Vida Consagrada celebrada con el Señor Obispo


El día 2 de febrero celebramos, con toda la iglesia, el día de la Presentación del Niño Dios en el Templo.


Nuestro obispo, Don Jesús, quiso unirse a nosotras y a los fieles que nos acompañan, a diario, en la celebración de la Eucaristía, para dar gracias a Dios por la presencia de los consagrados en la Diócesis y por la labor de los consagrados en la iglesia.


El lema: “ La vida consagrada parábola de fraternidad en un mundo herido” le llevó a resaltar que la vida consagrada quiere recordarnos que todos somos hermanos y que todos estamos convocados a la ayuda mutua y el apoyo recíproco sin desentendernos de nadie.


Nos insistió que los consagrados somos ofrenda al Señor, evocando la celebración de la Presentación del Niño Dios en el Templo, y nos animó a seguir siendo bálsamo que refrigere, corazón que acoja y enseñe palabras de vida.


Sintiéndonos Iglesia, en torno al Pastor, renovamos los votos en nombre de todos los consagrados de la Diócesis que, por culpa de la pandemia, tuvieron que unirse espiritualmente a nosotras en esta acción de gracias, pidiendo también a Dios que reavive en nosotros la esencia de nuestra vocación consagrada: ser ofrenda generosa al Señor para nuestro mundo sufriente.



81 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo