• Concepcionistas OIC

Curso confederal de la Escuela de formadoras con el título: La escucha activa en el acompañamiento


El tema forma parte de la Iª Dimensión pedagógica-espiritual del proyecto de formación de formadoras confederal. Participamos 3 hermanas de la Federación, dos del Monasterio de Ponferrada y una del Monasterio de León, que, reunidas con otras veinte hermanas de las otras Federaciones en la Casa de Espiritualidad de las Franciscanas Misioneras del Divino Pastor en Madrid, tuvimos la gran suerte de recibir los contenidos de esta materia y de compartir la sabia experiencia del Hno José Mª Lana, OFM. Cap., durante los días 18 al 22 de julio.

Su psicología humanista siempre nos ha parecido un gran apoyo para el acompañamiento de las Hermanas en Formación, por eso acudimos a él para que las Formadoras puedan aprovecharse de este modelo psicológico y de todo el desarrollo pedagógico que comporta.

Las clases han estado combinadas con contenidos teóricos, por la mañana, y prácticos por la tarde. Teniendo, al final de la jornada, una puesta en común para afianzar los contenidos y para aclarar o apuntalar las dudas surgidas.

Desde ese acoger a la persona en su integridad ha seguido un esquema que abarca:

  1. Nuestra comprensión de la persona (desgranando nueve puntos como las claves sobre las que se afianza la psicología humanista cristiana.

  2. Actitudes de la relación de ayuda (entre las que destacó: la aceptación, la empatía, la autenticidad y transparencia), incidiendo mucho en la empatía como esa capacidad de ver al otro y su mundo tal como él lo ve, lo cual exige mucha madurez al acompañante y trabajarse para ver a la otra persona como individuo diferente, al que hay que ayudar a crecer.

  3. Escucha activa en la entrevista de acompañamiento. Esta fue la parte más práctica, cargada de habilidades de escucha y llena de la experiencia de su tarea como psicoterapeuta que nos hizo acopio de las ayudas de las que podemos echar mano para que conecte con su realidad y se exprese, y para ayudarle a avanzar en su proceso de crecimiento.

El calor intenso fue sofocado con la brisa de la corriente generada por las atenciones de las Hermanas que estaban pendientes de todo detalle. Fueron unos días vividos en clave fraterna y animados por la palabra de Fr. Joaquín Zurera, OFM, el provincial de la provincia de la Inmaculada que nos celebró la eucaristía todos los días y nos permitió crecer al ritmo de la Palabra, disponiendo, cada día, nuestra tierra para que diese el fruto esperado. A esto hay que añadir la recreación, el gozo del encuentro con las Hermanas de Goa y de Malabo que se unieron a la clases por vía telemática, así como el día festivo del cumpleaños de Sor Elena y la visita relámpago de la secretaria confederal, junto con Lourdes, la Hna. de Mª del Mar q.e.p.d.

El viernes, a última hora, comenzaron las despedidas. Nosotras partimos el sábado, desde Moncloa. Cogimos el bus en Santa Engracia y llegamos a Moncloa con el tiempo suficiente como para que los peregrinos se nos acercasen, con todo cariño y respeto, a saludarnos, pues el lunes era Santiago y el bus era el que seguiría para Santiago.

En casa nos esperaban con entusiasmo para celebrar la octava del Carmen, que resultó un día gozoso.



42 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo